Inicio Horóscopo de Hoy Horóscopo Semanal Horóscopo Chino Horóscopo 2013 Tarot Amor Tarot Trabajo Hechizos Astrología Tarot Gratis Más Agregar a favoritos

rss feeds RSS / /








mencion legal tarot


mencion legal tarot

El nombre correcto para tu hijo


Por Predecimos.com

Podríamos preguntarle a nuestros padres qué pensaban en el momento en que eligieron ponernos el nombre que nos pusieron. Lo mas probable es que descubramos que no tuvieron demasiados factores en cuenta, que simplemente decidieron darnos un nombre que les parecía “lindo”, agradable, que sonaba bien a sus oídos y que les parecía que tenia un cierto sonido de persona capaz de lograr llegar al éxito.

O, y esto también es de lo más común que recibiremos como respuesta, que simplemente decidieron nuestro nombre basándose en los nombres de algunos parientes, ya sean lejanos o cercanos, como por ejemplo nuestro abuelo, nuestro propio padre (era muy común en una época que padre e hijo se llamasen igual.

En estos días, por suerte, esta costumbre ha caído en desuso) o por un tío tercero político por parte de madre que, en realidad, ninguno de nuestros familiares parece haber conocido, pero que, para nuestra desgracia, tiene un nombre espantoso.

Pero entre estos factores tenidos en cuenta no entran algunos que sería aun más interesante que fuesen tenidos en cuenta. Nos referimos a la capacidad que parecen tener (o que tienen, mejor dicho, ya que los estudios en este área tanto en los recientes siglos como aquellos que nos llegan desde hace siglos, desde los maestros mas antiguos, parecen confirmarlo) los nombres para manejar nuestra vida, a la forma en que un mal nombre puede hacer que nuestra vida sea un desastre y un nombre positivo puede convertirnos en la más exitosa de las personas exitosas.

Porque el nombre es una parte fundamental de nosotros, de nuestra personalidad, de nuestra esencia y de lo que somos como seres, tanto físicos como en el mundo espiritual. Es una de nuestras cartas de presentación y como tal dice mucho sobre nosotros, pero también es una parte intrínseca a nuestra personalidad y a nuestra relación con el universo.

Pero los nombres pueden cambiarse y, si pensamos que este último es nuestro caso, tal vez saber como nos afecta nuestro nombre puede ayudarnos a decidirnos a un cambio que, si bien no es fácil, puede sernos muy beneficioso.
Desde tiempo inmemoriales

Desde hace muchos siglos que los antiguos maestros de las artes espirituales saben de la gran importancia que el nombre tiene en el contexto de la vida de los seres humanos. No es sólo una herramienta de reconocimiento o una estampilla que nos ponemos para ser capaces de diferenciarnos de la persona que esta a nuestro lado; sino que, con el correr del tiempo, ha crecido dentro nuestro, convirtiéndose en una parte fundamental de nuestra vida espiritual.

Nadie tiene un nombre por pura casualidad. O, si se quiere, puede ser nombrado azarosamente de una forma determinada, pero con el correr del tiempo y de la vida, este nombre se vuelve totalmente propio, afecta a nuestras capacidades y a nuestra vida, le da forma a nuestro destino y se vuelve tan particular a nosotros que es difícil imaginarnos con otro nombre.

El nombre, de una forma mística, es una gigantesca maquina de codificar, que contiene toda la información sobre nosotros que puede contener una palabra. Esto es decir, que, considerando el poder que todos sabemos que tienen las palabras, contiene toda la información importante que podamos pensar en cuanto a nuestra personalidad, a nuestro carácter en su forma más esencial y a todo lo que nos hace ser una persona.

De alguna forma, podemos hacer un paralelo con otras cosas que también funcionan como modificadores de nuestra vida. Nos referimos, por ejemplo, a la fecha de nacimiento, a las configuraciones de las estrellas en el momento en que nacimos y la religión. Son todos factores que están siempre con nosotros, sin importar lo que hagamos, modificando nuestra vida para mejor o para peor, siendo un factor importante en el trazado de nuestro destino.
Elección del nombre

En el momento de elegir un nombre para nuestros hijos (o para nosotros mismos, si decidimos cambiárnoslo) deberíamos tener en cuenta lo que hemos estado diciendo. Hay factores a tener en cuenta, en particular aquellos que conciernen a la religión y a la tradición. En general, si nuestra tradición se inclina por cierto tipo de nombres, esto es por algo y deberíamos prestarle atención a lo que la experiencia de los años nos esta diciendo.

En el mismo sentido, la religión juega un factor muy importante en la elección de un nombre. Cada religión en particular favorece a un tipo de nombre distinto. No es lo mismo la elección que hará un cristiano que la que hará un mahometano o un budista.

Y también las zonas geográficas juegan un papel en esta elección. Aquel nombre común religiosamente en una zona puede no serlo tanto en otra. Esto también debería ser tenido en cuenta.

Finalmente, podemos decir que, gracias a la tradición y a la religión, los nombres no son elecciones ingenuas, ni palabras azarosas y simplemente convencionales. Los nombres tienen significados y la forma en que están armados afectan a estos significados. Es importante conocer esto también, para saber que tipo de nombre estamos escogiendo.

Más allá de lo que decíamos antes sobre el significado, también es cierto que, gracias a que el paso del tiempo juega un factor importante y que a veces la costumbre supera al conocimiento y las deformaciones suceden sin conciencia, hay muchos nombres que, en realidad, no tienen ningún significado en particular, debido a su evolución.


Enviar por mail Enviar este artículo por email

Protected by Copyscape Web Copyright Checker
Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados

mencion legal tarot