Inicio Horóscopo de Hoy Horóscopo Semanal Horóscopo Chino Horóscopo 2013 Tarot Amor Tarot Trabajo Hechizos Astrología Tarot Gratis Más Agregar a favoritos

rss feeds RSS / /








mencion legal tarot


mencion legal tarot

Aprende a leer el lenguaje de las manos


Por Predecimos.com

Las manos tienen su gramática y sintaxis, sus reglas, normas y excepciones. Usted puede aprender a leer, si así lo desea, es cuestión de querer ver, esa es la base para acceder a este conocimiento que ya tiene unos 5000 años aproximadamente.

Cuando decimos que un monte es bueno nos estamos refiriendo a ciertas condiciones que le hacen recibir esa calificación; ¿pero cuáles son esas condiciones? En primer lugar lo que debemos intentar ver en una mano, es que sea armónica; o sea, que la mano sea coherente al cuerpo que pertenece. La mano en sí, debe tener un color equilibrado con el resto del cuerpo.

La mano debe de ser fuerte y flexible, deben de corresponder los huesos a los músculos; estos son los que hacen los montes y forman la base donde se aposentan las líneas.

Un buen monte será aquel que presente un color rosa firme, y que este en equilibrio dentro de la mano. Si usted mira la mano perpendicularmente, los montes parecerán pequeñas cúpulas que sobresalen de la base. Cuando presione sobre ellos, su tacto será dúctil y nunca cederá la mano a la presión. En la mayoría de las manos existe un monte que domina sobre los demás, también puede encontrarse que en una mano domina un monte y en la otra otro. En muchas manos pueden dominar más de un monte, como que todos ellos sean firmes consistentes y voluminosos.

El monte que domine será la capacidad más relevante de esa persona, o sea, allí se verán las cualidades ejemplificadas del dios que represente dicho monte. Si el monte domina en la mano izquierda es un don con el cual se ha nacido, si en cambio, domina en la mano derecha, es que lo hemos adquirido; obviamente lo mejor es el equilibrio en ambas manos.

Los montes son el pilar para la interpretación de las manos, ellos nos hablan de las cualidades de la persona, nos dice de su temperamento, sus virtudes y sus defectos, sus angustias, su estado de ánimo y de las posibilidades que es capaz de desarrollar. Un buen monte es un atributo que si se sabe manejar llegará a ser una cualidad o bien, puede permanecer dormido sin llegar nunca a ser una cualidad. Cada uno de los montes nos plantea su don y nos habla de la persona que tenemos delante, ellos le contarán su historia, sólo tiene que querer ver y comenzará a escuchar.

Las líneas surcan entre los montes de la mano y nos van describiendo a lo largo de su recorrido la historia de la persona.

Las líneas se dividen en: principales, de destino y secundarias, cada una de ellas nos transmite la información del elemento que representan; no obstante existen otras líneas que contienen otra información y que se ubican dentro de los montes, estas pequeñas líneas forman imágenes o dibujos, que según la zona de la mano en la cual se encuentren, nos darán más respuestas acerca de la persona a la que pertenecen: estos dibujos suelen formar estrellas, cruces, triángulos, cuadrados y anillos, que dependiendo de la zona en donde se encuentren su significado será positivo, o bien negativo.

Las líneas son cambiantes y caprichosas, según se actúa, estas desaparecen o se reafirman, cambian su curso o se hacen más profundas y homogéneas. No se extrañe que aparezcan nuevas líneas en su mano a lo largo de su vida, ellas se incorporarán a la geografía de su mano, como objetos que va adquiriendo, o se añadirán como los elementos que usted incorpora en su pensamiento hasta que provoque el cambio deseado.

La interpretación parte de los montes, ellos nos indican las cualidades con las que hemos nacido y como se han ido desarrollando. En las líneas comprobaremos cual ha sido el camino y dirección y de que forma se han manifestado dichas cualidades. Ellas nos hablan del tiempo, en las líneas ubicaremos el pasado, el presente y las posibilidades de futuro, así como la edad en que sucedió un hecho determinado que se ha quedado marcado en nuestras manos. Sabiendo la edad, único dato que debemos de pedirle al consultante, podremos ubicar el presente. Las líneas representan la cuarta dimensión, o sea, nos sitúan en el tiempo de la persona que esta delante de nosotros.

Los montes son los atributos que llevamos con nosotros, las líneas nos indican como los hemos utilizado y en que momento.

Las líneas deben de ser firmes, homogéneas y claras; cualquier isla o rompimiento, o si ésta se presenta en forma de cadena o deshilachada, desvirtuará su valor. El curso limpio y claro de una línea reafirmará el valor del monte y él de la línea misma.

Sólo viendo muchas manos, usted comprenderá el significado de un buen monte y el de una buena línea. La práctica y el querer ver, le darán los elementos necesarios para poder hacer una interpretación fiel y fidedigna, tocando los elementos que realmente ayudarán a reafirmar o a cambiar aquello que sea positivo o negativo según sea el caso que se le presente.


Enviar por mail Enviar este artículo por email

Protected by Copyscape Web Copyright Checker
Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados

mencion legal tarot